CATA FLORAL - Terabitia - Floristería Editorial
En Terabitia Floristería Editorial realizamos Catas Florales. Ven a descubrir con nosotros el placer de ver y degustar puro arte.
cata floral, floristería editorial
959
post-template-default,single,single-post,postid-959,single-format-standard,theme-bridge,cookies-not-set,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

CATA FLORAL

 

La amistad longeva genera, entre otros frutos, una gran complicidad.

 

Como la que se puede llegar a crear entre los vinos y las flores.

 

Daniel y yo somos amigos, somos cómplices y somos hermanos; y la cimentación sobre la que se sostiene nuestro afecto es la comunicación.

 

Daniel González es enólogo, un prestigioso profesional, por cierto, y yo soy artista floral y contorsionista diletante, y me yergo como una señora de Mingote cuando digo que soy suertudísima porque Daniel es mi amigo.

 

Consideramos que el lenguaje es un elemento humanizador, unificador, esclarecedor y absolutamente imprescindible, y por eso decidimos construir un discurso único con nuestros propios idiomas: el de las flores y el de los vinos.

 

Sonó ese click del eureka de Viki el vikingo, y se nos ocurrió crear la

CATA FLORAL.

 

El reto es el siguiente:

 

El enólogo propone un vino. Lo catamos, nos lo explica, nos narra todos los detalles y nos hace olerlo, sentirlo, saborearlo, observarlo y disfrutar de todos sus matices. Con esos mimbres la artista floral crea una pieza que interpreta el vino catado y la cuenta y muestra al  público asistente.

 

En una segunda ronda, el juego es al contrario, la artista floral presenta y explica un ramo o centro creado especialmente para este momento, y el enólogo elige un vino ad hoc que nos da a probar y que nos detalla.

 

2 tintos     –     2 blancos

4 piezas florales

 

“Mil sensaciones, cientos de anécdotas y mucho amor”.

 

Porque todo lo que hacemos, lo hacemos con mucho mimo.

 

En estas dos primeras sesiones de #CATAFLORAL hemos reflexionado sobre la infancia, sobre el arraigo, la dignidad y la locura.

 

Cada pieza floral interpretaba un vino y cada vino regaba un arreglo floral.

 

• La infancia y el verano de secano se celebraron con  gladiolos y José Pariente.

 

• La tierra, el arraigo y la región vaciada se defendieron con La Bruja de Rozas y con canela, amaranto, lisianthus, musgo y leña.

 

La barbilla levantada y la belleza frente al desastre, la dignidad en los malos momentos se aplaudió con Domaine La Colliere La Fontaine, y con carmín, celosía y alstromelia.

 

• Y la locura se reivindicó con El Perro Verde y un delirio fresco de verdes de eucalipto, olivo, choisya, monstera, molucella, asclepia, brasica y lentisco.

 

La amistad, el amor, el ingenio, el sentido del humor y la libertad en términos absolutos nos arropan en este viaje.

 

Mil gracias a

 

Alejandro por el amor, la ayuda, su apoyo y por ser ma raison d’être.

 

A Raquel y Martina, a Esther, a Mamen, a Primi, a Ava, a Pipi, a Juan y Claudia, a Olga, a Samo, a Fer, a Juan… a todos los que compartís con nosotros este proyecto y lo entendéis o lo comprendéis.

 

Nuestra cata floral MOLA.

 

“Una experiencia florgásmica, estimulante, organoléptica, transgresora y muy divertida”.

 

Vamos por el camino del entusiasmo.

 

¿Nos acompañan?

 

 

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.